ALGO CRUZA NUESTROS CIELOS (I): ATERRIZAJE DE UN OVNI EN SAN BARTOLOMÉ DE LANZAROTE A FINES DEL SIGLO XIX

Avistamiento

Por: Óscar García Rodríguez

INTRODUCCIÓN: EL ENIGMA DE LOS OVNIS EN LA PRENSA CANARIA

Comenzamos con esta primera entrega, un repaso a la presencia del fenómeno OVNI en la prensa canaria, un trabajo que titulamos: “ALGO CRUZA NUESTROS CIELOS”.

Si bien, en estricto sentido, el caso que traemos a colación no proviene de la prensa, sino de la historia popular mantenida localmente como información oral, agradecemos a Miguel Ángel León que lo haya dejado en las páginas impresas del periódico  La Voz de Lanzarote (1)  para regalo de todos los interesados e investigadores del fenómeno OVNI y sus misterios.

Les presento, pues,  una de los casos más antiguos de Canarias en cuanto a avistamientos OVNI, no conozco otro más remoto salvo uno en la isla de El Hierro en el siglo XVIII, el cual espero traer pronto a este blog. Y, además, ¡es un espectacular caso de aterrizaje y con tripulantes!

He hecho una investigación sobre la realidad histórica del personaje protagonista de los hechos de la crónica. Los datos que he podido recoger nos confirman que Fermín Corujo, natural y vecino de San Bartolomé (Lanzarote), tenía a la fecha de los sucesos 37 años de edad. Incluso he podido rescatar algunos datos de su aspecto físico unos años antes, se le describe de “estatura regular: pelo, negro; ojos pardos; nariz regular, cara con algunos hoyos al perecer de viruelas; color trigueño”. (2)

San Bartolomé - Lanzarote, principios del siglo XX

San Bartolomé a principios del S. XX

EN 1892 UN PASTOR VIO ATERRIZAR UN OVNI

EN SAN BARTOLOMÉ, LANZAROTE

Un buen día de 1892, un pastor y vecino de San Bartolomé (Isla de Lanzarote), Fermín Corujo Cabrera, se encontraba junto a su manada de cabras en la falda oeste de Montaña Mina, que da hacia el pueblo.

Justo cuando el sol “trasponía” por detrás de Los Morros, cuando se disponía a recogerse, notó el pastor que los animales se empezaban a mostrar más desinquietos y revoltosos que de costumbre. En un principio no le prestó mayor atención ni le dio gran importancia al hecho, pese a lo poco habitual. «AI fin y al cabo, cosas de cabras», pensó el pastor.

Montaña Mina en San Bartolomé

Montaña Mina

Pero no tardaría mucho en darse cuenta cabal de lo que motivaba aquel alboroto caprino: alzando levemente la vista pudo ver cómo sobre el otro lado de San Bartolomé (a la altura de Los Morros, La Caldera) un extraño objeto de color aluminio y de forma ovalada, descendía muy lentamente del cielo (él lo comparó con una especie de melón gigante). El OVNI acabó aterrizando al ratito, apoyado sobre cuatro largas patas metálicas. El objeto era ciertamente enorme visto desde tanta distancia, tenía además un pivote central que parecía hundirse en la tierra. De su interior salieron unos seres de considerable alturao. Don Fermín Corujo juraría que aquellos raros personajes iban enfundados en un traje de aspecto carnavalero y que poseían unas cabezas voluminosas y calvas. Su piel era de “un gris verdoso”, los ojos grandes, la boca diminuta y la nariz apenas distinguible.

Situación San Bartolomé y Montaña Mina

No se sabe si preso de sorpresa o miedo, Corujo Cabrera agarró la primera piedra que encontró en el suelo y la lanzó con toda su fuerza hacia la zona en la que se hallaban aquellos individuos pero la piedra no llegó más allá de unos cincuenta o sesenta metros. Sin embargo, acto seguido los extraños visitantes, como si se hubieran dado por aludidos en la distancia, montaron rápidamente en el aparato, éste recogió las patas y el tubo vertical, se elevó hasta unos treinta metros de altura… y de pronto desapareció como por arte de magia.

Cuando Fermín Corujo contó lo sucedido a sus mejores amigos y otros vecinos de San Bartolomé le desearon todos a una que Dios le siguiera conservando vista tan prodigiosa.

NOTAS:
1) Los datos de este caso proceden de un artículo de Miguel Ángel de León como recordatorio del centenario de este misterioso suceso, publicado en el periódico “La Voz de Lanzarote”, el día sábado 29 de agosto de 1992, página 2.
2) Boletín Oficial de Canarias nº 70 – Viernes, 14 de Julio de 1878

MÁS HECHOS EXTRAÑOS EN TORNO A MONTAÑA MINA

Montaña Mina, en las inmediaciones de San Bartolomé (Lanzarote), parece ser un escenario propicio para acontecimientos que se salen de lo normal. Por ejemplo, el 18 de mayo de 1980, el periódico La Voz de Lanzarote publicaba una noticia bajo el titular “Cae otro meteorito detrás de Montaña Mina”, que pasamos a transcribir:

“Nuestros lectores de buena memoria recordarán que meses atrás un vecino de San Bartolomé manifestó haber visto caer, en horas de la madrugada, una extraña «bola de fuego» justo detrás de Montaña Mina, según se mira desde el pueblo de la batata.

Aquella vez, lamentablemente, no se pudo obtener ningún testimonio gráfico del suceso. Ni se pudo constatar si se trataba de algún ovni o de un meteorito (conocido también como aerolito: fragmento de un bólido que cae sobre la tierra).

Meteorito en Montaña Mina 18 de Mayo de 1980

Suceso similar tenía lugar la semana pasada en el mismo lugar. Sólo que esta vez, afortunadamente, el testigo presencial del mismo nos ha hecho llegar un valioso testimonio gráfico.

Nuestro protagonista, Armando Líos Bustamente, es un consumado aficionado a la fotografía. Por suerte, en el justo momento de producirse la caída de este último meteorito en Montaña Mina, llevaba su aparato -fotográfico, se entiende- en el maletero del coche. Rápido de reflejos, don Armando tuvo tiempo de captar el instante preciso en el que la «bola de fuego» se desplomaba sobre la parte derecha de la montaña.

Por aquello tan manido de que una imagen vale más que mil palabras, remitimos al lector a que observe detenidamente la ilustración fotográfica de esta crónica. Pese a ser en blanco y negro, es fácil captar la estela luminosa dejada por el «pedrusco aéreo».

Fuentes policiales, por cierto, nos dicen que no se lamentan desgracias personales. Y que los trozos del meteorito se han mandado a analizar a un laboratorio especializado”.

Montaña Mina 02

MONTAÑA MINA Y SUS RAROS METEORITOS

Extraños meteoritos donde los haya, estos que eligieron Montaña Mina como su residencia definitiva; es más, parece que por ahí arriba debe de haber un “tirador de meteoritos” excepcional, campeón olímpico universal, capaz de atinar con un blanco tan ínfimo desde miles de millones de kilómetros. ¡Eso si que es puntería!.

Anuncios

~ por idafe en septiembre 16, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: