LA FUENTE SANTA: LAS MEJORES AGUAS TERMALES DE EUROPA NO SON UNA LEYENDA

Por: Carlos Soler Liceras – Ingeniero de canales, caminos y puertos

Vista de Fuencaliente

INTRODUCCIÓN: EL REDESCUBRIMIENTO DE LA FUENTE SANTA

Él artículo que reproducimos en este Blog fue publicado con el título “La Larga búsqueda de la Fuente Santa”. Su autor es el ingeniero de canales, caminos y puertos Carlos Soler Liceras, quien fuera su redescubridor guiando un proyecto de la Dirección General de Aguas Consejería de Infraestructuras, Transporte y Vivienda Gobierno Autónomo de Canarias.

separador texto

 La Fuente Santa fue un manantial de aguas termales que surgía en marea baja, al pie de un abrupto acantilado y en la parte sur de la isla de La Palma. Desde 1493, año en que don Alonso Fernández de Lugo conquista la isla para la Corona de Castilla, hasta 1677, fecha de la erupción del volcán de San Antonio, la Fuente Santa atrajo a multitud de enfermos que acudían a curarse esperanzados por la fama que habían adquirido sus aguas. Desde toda Europa e incluso desde América, venían los enfermos a librarse de la “lúe venérea”, del “mal francés” y del “mal de pupas”, como así llamaban entonces a la sífilis y a la lepra, que constituían entonces el auténtico “azote de Dios”. Pero también tenía fama de sanar cualquier enfermedad de la piel, de los huesos, del estómago e incluso el reuma y la sarna.

Las Indias y Los Quemados

Los Quemados (en primer término) y Las Indias (al fondo). Este último pueblo o barrio tomó este nombre debido a la gran cantidad de gentes que venían a curarse en las aguas de la Fuente Santa

La terapia para los casos graves consistía en un primer baño en la pileta de San Blas, donde el agua de la Fuente estaba ligeramente enfriada al mezclarse con el agua de mar. Allí el enfermo se arañaba las heridas con un cepillo de púas de hierro, hasta que lograba levantarse las pústulas, rememorando en su propia carne el martirio del santo. Luego, con las heridas limpias y en carne viva, con un dolor lacerante e insufrible, se sumergía en la pileta de San Lorenzo donde, remedando un nuevo martirio y debido a las altas temperaturas del agua de la fuente, las llagas se cauterizaban. Este tratamiento tan doloroso se completaba posteriormente con otro más suave e incluso placentero, basado en lodos y baños marinos en la pequeña ansa abierta hacia el sur, donde surgía la Fuente Santa.

Durante dos siglos La Palma fue la nueva Cos del Atlántico, patria de Esculapio y de Hipócrates, doscientos años en los que la Fuente Santa recibió a todo tipo de enfermos, algunos tan ilustres como Don Pedro de Mendoza (1500-1537), Adelantado de los Mares del Sur, Conquistador de Argentina, Uruguay y Paraguay y fundador de la ciudad de Buenos Aires. Don Pedro estaba enfermo de sífilis, según decían algunos era la penitencia por su pecado de concupiscencia durante el Saco de Roma (1527), y hasta sus oídos llegó la fama de las curaciones de la Fuente Santa. No lo dudó, y aprovechando el viaje hacia la conquista de América del Sur, retuvo en Canarias a la flota compuesta por 17 barcos y durante un mes se estuvo bañando en las aguas termales, acompañado por su amante María Dávila y confortado por Don Rodrigo de Cepeda y Ahumada, hermano de Santa Teresa, antes de lanzarse al proceloso océano en busca de las tierras ignotas del Sur. Don Pedro y todos los demás visitantes como fue también Alvar Núñez Cabeza de Vaca, fueron aportando una riqueza a la isla que culminó al convertir a La Palma en la isla con mayor tráfico de viajeros y la de mayor renta del Archipiélago. Tal era la riqueza que aportaban los visitantes que se construyó Pago de Las Indias, llamado de esta forma por el dinero que se movía con las limosnas y los hospedajes de los enfermos.

Pero cuando las curaciones eran mayores, cuando la incredulidad se transformaba en santidad y la fama de los milagros inundaba la pequeña cala donde surgía el prodigioso naciente, bruscamente todo se acabó. Un aciago día de noviembre de 1677 se desató la furia del Averno y comenzó la erupción del volcán de San Antonio. Durante días fluyeron las coladas por el llano que se situaba por encima del acantilado costero, aquel que enmarcaba la caleta abierta hacia el sur donde surgían las aguas de la Fuente Santa. Aunque el basalto y las escorias destruían campos y sepultaban casas, los palmeros, acostumbrados ya a estas furias desatadas, pensaban que todo era reponible, todo podría ser recuperado. Cuando acabara la erupción sería el momento de la reconstrucción.

Tras varios días de explosiones, el 17 de noviembre surgió una colada del pie de la Montaña de Los Corrales que se dirigió hacia oeste. El 21 del mismo mes brotó otra colada que fue derecha hacia las escotaduras del acantilado a cuyo pie surgía la fuente. Rápidamente se dio la alarma en la isla y de todos los lugares surgieron los palmeros que, reuniéndose en una fervorosa comitiva, se enfrentaron al avance de la colada con los medios que proporciona la fe: las procesiones y las rogativas. Todos dijeron que fue un milagro, nadie lo puso en duda: cuando tan sólo faltaban cien metros para que la colada llegara a la parte superior de la fuente y a punto estaba de sepultar a los vecinos, bruscamente se desvió hacia el sur. En medio quedó la pared del acantilado de la Fuente Santa, mientras que a poca distancia y a cada lado de ella, las coladas caían por los cien metros de altura del acantilado sepultando la costa en un espectáculo de fuego, estruendos y pavor.

Vista delTeneguia en erupción

Volcán Teneguía en erupción (1971). Imagen tomada desde lo alto del volcán San Antonio. Toda la zona sur de la Isla de La Palma es muy activa volcánicamente hablando. Foto: Juan José Santos

 Pero el Averno no había dicho aún su última palabra y lo hizo dos días más tarde, cuando todos presagiaban que la erupción acababa. Fue entonces cuando una nueva y postrera colada, surgida del pie del volcán, se dirigió nuevamente hacia la parte alta del acantilado. Otra vez comenzaron las rogativas sacando en procesión a la Virgen de Las Nieves, pero esta vez todo fue muy rápido, la colada se encontró con el camino abierto por las anteriores y sin ningún titubeo llegó hasta las escotaduras del acantilado. Comenzaron a caer las escorias que anteceden, rodando y saltando se fueron acumulando en la pequeña cala. Al poco tiempo se había anegado la orilla del mar y con ella la Fuente Santa. Detrás se precipitó la colada que, aportando más piedras y basalto incandescente, sepultó la cala con más de cuarenta metros de altura, haciendo retroceder la costa trescientos metros mar adentro. Todo acabó, un mes más tarde el volcán se apagó y con él quedaron sepultados campos, casas y el bien más preciado de la isla: la Fuente Santa, riqueza, santidad y salud habían sucumbido bajo la ira del Volcán. En la figura siguiente un fraile dominico dibujó para la Santa Inquisición de Madrid, una acuarela donde se expone como la erupción surge del pie de la Montaña, cómo sepulta pueblos, ahoga con sus gases a personas y ganado, incendia casas y como al final, una lengua de escorias se precipita desde las escotaduras del acantilado para sepultar a la Fuente Santa. (Imagen cedida por el Archivo Histórico Nacional de Madrid).

Grabado antiguo volcán

Nunca el lamento de una isla fue mayor. La Iglesia, la principal damnificada, reaccionó rápidamente y tan sólo unos meses después envió a un Visitador Eclesiástico, Don Juan Pinto de Guisla, para que informara de la terrible pérdida que suponía la desaparición de la Fuente Santa. También se encargó a Don Nicolás de Sotomayor que emitiera un informe para enviarlo a La Santa Inquisición en Madrid y así se hizo, enviándose junto con una bella acuarela en donde se escenifica el desastre de la fuente, las víctimas mortales y la pérdida de iglesias, casas y ganado.

Diez años más tarde, en 1687, los palmeros se reúnen para excavar un pozo y comienza así una lucha desesperada contra la naturaleza en la que la falta de estabilidad de las escorias sueltas y la tremenda dureza del basalto les van a obligar a desistir, no sin antes dejar la huella de su afán y pedir a las generaciones futuras que no dejen nunca de intentar recuperar la Fuente Santa. Y así lo hicieron, prácticamente no hay una sola generación de palmeros y más concretamente de fuencalenteros, que no intentara encontrar la antigua surgencia de las aguas termales, curativas y milagrosas.

Dice la leyenda que este intentó concluyó marcando el lugar donde se encontraba enterrada la Fuente Santa. Unos aseguraban que la señal era una excavación alargada que marcaba la dirección, otros decían que había una gran cruz que marcaba el emplazamiento. Además y como aporte de esta misma generación, la última que contempló con sus ojos el mítico manantial, se han conservado ciertas frases que la tradición ha transmitido de generación en generación aportando una clave para encontrar la fuente.

La fuente nacía al pie de un elevado risco de color plomizo.

El agua brotaba de un material de tan blanda naturaleza que con una lanza fácilmente se le hacían regatones.

Muchas han sido las búsquedas en estos casi 330 años, las huellas se encuentran esparcidas a lo largo del malpaís de Fuencaliente y muchas de ellas fueron sepultadas por el Teneguía. También fueron muchas las peticiones, suplicas y estudios realizados para descubrirla.

Entre ellos cabe citar los del enigmático historiador franciscano Fray Juan Abreu Galindo, al ingeniero cremonés Leonardo Torriani, a los naturalistas Alexander von Humbolt y Leopold von Buch, al Almojarife de La Palma Pedro Policarpo Franco del Brito, al “cura masón” Manuel Díaz Hernández que dibujo un plano en 1.801 que se adjunta bajo estas líneas, al insigne maestro y secretario de Fuencaliente Luciano Hernández Armas, al afamado geólogo Lucas Fernández Navarro, al ingeniero de caminos, canales y puertos Enrique Godet y a los ingenieros de minas Juan Gabala y Juan Kindelán, se adjunta plano y presupuesto de éste último. Estos tres últimos llegaron a redactar dos proyectos que consistían en un pozo y en un pozo con galería de fondo respectivamente. Nunca se llevaron a efecto porque, con el tiempo, se fue disipando el recuerdo de la situación de la Fuente Santa, la historia se fue transformando en leyenda y ya nadie estaba seguro de donde se ubicaba la fuente, ni tan siquiera si seguiría manando.

Pero los habitantes de Fuencaliente seguían insistiendo en su recuperación. En diciembre de 1995, el alcalde de la villa, Pedro Nolasco Pérez, solicitó al Servicio Hidráulico de Tenerife la colaboración en esta ya larga búsqueda de la Fuente Santa. Este organismo disponía del personal y los medios del antiguo Servicio Geológico de Obras Públicas, por lo que comenzaron las labores de investigación con un equipo formado por el ingeniero técnico don Miguel Ángel Sicilia, el geólogo don Luis Hernández, la analista Tibisay Pérez, el sondista Manuel Fernández y dirigidos por el ingeniero que suscribe.

Empezamos con una primera etapa que abarcó un estudio de los archivos de los Ayuntamientos de Fuencaliente y Mazo, proseguimos con la lectura de textos históricos que citaran la Fuente Santa en diferentes Archivos y Bibliotecas, tanto canarios como nacionales; y terminamos esta etapa inicial con un levantamiento geológico de toda la zona donde se diferenciaban los terrenos antiguos y los que arrojó el volcán de San Antonio. Dentro de estos últimos se incluían también los pertenecientes a la erupción del Teneguía (1971).

Como resultado pudimos concluir en que la antigua surgencia se debía buscar a lo largo de una franja costera de 300 m de ancho y 2 km de longitud, que se puede ver en la fotografía siguiente, y que de todos los textos leídos, solamente la descripción de fray Abreu Galindo era fiable. Escrita en 1601, era la única relatada por alguien que llegó a ver la fuente pues los demás describían lo que otros les habían contado, quienes a su vez lo habían oído relatar a sus padres o abuelos. Del texto de Fray Abreu se deducía que el manantial era termal y que su caudal variaba con la marea. Debíamos buscar entonces una descarga caliente y mareal, para lo que teníamos que encontrar el antiguo acantilado. Nada sabíamos tampoco acerca de sí seguiría manando la fuente una vez sepultada y después de dos erupciones en la zona.

Foto aérea zona Fuente Santa

Con estos datos y sin más preámbulos nos sumamos también a la larga lista de buscadores de la fuente y lo hicimos aportando un medio nuevo: los sondeos a rotación con extracción de testigo. Comienza entonces la segunda etapa pero con el inconveniente de que los emplazamientos para la sonda estaban restringidos a la cuneta de la carretera, puesto que toda la superficie del malpaís estaba declarada Área de Sensibilidad Ecológica. El presupuesto que la Consejería de Obras Públicas puso a nuestra disposición dio para perforar tres sondeos de 40 metros de profundidad, a los que había que sumar otros dos que contrató una empresa privada que hacía años buscaba la fuente y que solapados a los nuestros los iba a emplazar y dirigir un hidrogeólogo suizo.

Para marcar el primer sondeo hicimos prevalecer los estudios históricos y de archivos, por eso lo marcamos nosotros en una de las antiguas excavaciones, en aquella que nos dijeron que probablemente fuese el primer intento realizado tan sólo diez años después de sepultada, cuando todavía estaban frescas en la memoria las huellas del emplazamiento. Al nivel del mar se encontró el acuífero con unas aguas salobres y 29’1ºC. Esa temperatura indicaba que no andábamos desencaminados, puesto que lo normal era encontrar aguas pero con menos de 20ºC. El segundo y el tercer sondeo los quisieron marcaron los suizos, ambos en dirección SE, registrando 26’5 y 25’4ºC, evidentemente no era esa la dirección adecuada. El turno de nuevo nos tocaba a nosotros, y a la vista de los análisis de agua de dos charcas maréales y de los resultados obtenidos por los suizos, nos fuimos en dirección contraria: marcamos el siguiente sondeo al noroeste del primero y se midieron 36’6ºC. El resultado era esperanzador pero solamente nos quedaba un sondeo y bien podía ser en la misma dirección, alejándonos del anterior, o cercano a éste pero en la dirección del primero. Optamos por esta última opción debido a la disponibilidad del terreno y a que en esta zona se situaba otro de los intentos históricos, aunque todos decían que era reciente. La decisión fue la correcta porque tras perforar el sondeo se registraron 42º C en el agua del acuífero. Bajo estas líneas se puede ver una foto aérea de la zona donde se han marcado los sondeos realizados.

Foto aérea zona perforaciones búsqueda de la Fuente Santa

Con el final del presupuesto se acabó la etapa de investigación. El resultado no podía ser más alentador: la Fuente Santa, aún sepultada y tras dos erupciones, seguía manando, aunque ahora no lo hacía en la costa sino en un acuífero costero formado por piedras y bloques de basalto; a la vez, su emplazamiento se podía situar en un entorno no muy lejano al último sondeo, apenas a unas decenas de metros debía encontrarse el antiguo acantilado, aquel mismo que acogía al naciente termal y curativo. Comenzó entonces una tercera etapa, que consistió en tomar medidas de temperatura en los sondeos y sus variaciones con los niveles de marea dentro del acuífero, además del levantamiento geológico de los testigos de sondeo. Con los primeros datos se dedujo que la fuente surgía con mayor caudal cuando la marea ascendía en el acuífero y con el segundo nos hicimos una somera idea del trazado de la antigua costa ampliada con los restos del acantilado antiguo que afloraban en la zona.

Creímos entonces tener ya los suficientes datos para buscar la fuente. Allí enterrada nos aguardaba, anhelábamos encontrarla y hacia ella ansiábamos dirigirnos. Puesto que se trataba de una descarga mareal, que no teníamos clara su ubicación y estudiando los fracasos de todos los pozos que nos precedieron, optamos, como solución técnica, por la perforación de una galería de 2’5 x 2’5 metros de sección, con la solera a 20 cm por encima del nivel de la pleamar y dirigida en línea recta hacia el último sondeo, para luego continuar la perforación hasta alcanzar el antiguo acantilado. Una vez allí, sin abandonar la primitiva costa, buscaríamos el naciente a derecha y a izquierda y ayudados, más bien dirigidos, por el gradiente de temperatura. Para el proyecto definimos una galería con una alineación recta de 200 m, y después dos ramales de 50 metros, a perforar siguiendo la línea de costa antigua. A la vez, se irían perforando sondeos verticales en la galería para obtener los datos de temperatura del agua del acuífero costero. El presupuesto de toda la obra era de 85 millones de pesetas (medio millón de euros) que la Consejería de Obras Públicas del Gobierno Autónomo de Canarias sacó a licitación en una primera fase por la mitad del presupuesto adjudicándosela a la empresa CORSAN-CORVIAM. El mismo equipo anterior pasó a dirigir las obras, reforzado ahora por la ingeniera de obras públicas Miriam Hernández Andréu, por el técnico práctico Carmelo Martín Luis y por el geólogo Juan Coello Armenta. Dieron comienzo las obras a finales del año 2000 y un año después se habían perforado 127 m de galería y dos anchurones a los 50 y 100 metros de la bocamina.

La perforación fue más complicada de lo que inicialmente se pensó; el material escoriáceo estaba totalmente suelto, tanto que parecía que se excavaba en un montón de arenas. La cohesión era nula, como resultado del proceso de acumulación al caer por un acantilado de cien metros de altura. Pero no acababan aquí los problemas, porque bruscamente se sucedían clastos de basalto de grano muy fino, terriblemente duros y de varios metros cúbicos de volumen. La inestabilidad de los primeros metros provocada por el emboquille, aumentados por esa falta de cohesión del terreno con poca montera, hizo que se originaran varias chimeneas que demoraron la ejecución. A la vista de ello se optó por archetar mediante perfiles curvos, separados un metro y unidos entre ellos por redondos soldados de 20 mm de diámetro. Por detrás, y sujetas por estos redondos, se colocaban las piedras de mayor tamaño, que impedían que el material de los hastíales y del techo cayeran sobre la galería.

Galería Fuente Santa 01

Los anchurones se perforaron con mayor sección, 5×5 m, archetados de igual forma y se les excavó la solera en 2’5 m. De esta forma se convirtieron en piscinas subterráneas de 10 m de longitud donde el acuífero costero hace que el nivel del agua fluctúe con la marea a lo largo de 1’5 m. La primera, la más cercana a la boca, tiene el agua a 36º C, temperatura que hace precipitar en superficie una delgada capa de calcita, mientras que en la segunda piscina y ya con una temperatura de 42º C precipita aragonito, enturbiándose el agua con ese color ocre rojizo típico de esa mineralización. En esta última el agua sale por el sondeo que se perforó en la etapa de investigación, aquel mismo que obtuvo 42º C de temperatura. En ambas piscinas continuamente se están precipitando estas sales formando un barro finísimo que, junto con el agua caliente, eran la esencia de las virtudes curativas de estas aguas termales.

La segunda fase de la obra se adjudicó a la empresa SATOCAN, SA y dio comienzo en el año 2.004. Nada más proseguir la perforación de la galería nos dimos cuenta que la dificultad había aumentado. Si antes la estabilidad era escasa, ahora y al irnos acercando al antiguo acantilado era todavía menor. Ello nos obligó a cambiar de procedimiento de excavación, pasamos a inyectar cemento y agua a presión para convertir a las escorias en un hormigón que luego perforábamos por debajo colocando las cerchas y las piedras igual que en los metros iniciales. El proceso era más lento y más caro pero la seguridad era lo principal. Siguiendo la misma dirección que traíamos observamos que entrábamos en una playa de cayados que iban apareciendo a nuestros pies, la costa no podía estar lejos. Así fue y cuarenta metros más allá nos toparnos con el Acantilado Antiguo. A esas alturas y gracias a los sondeos que íbamos perforando, sabíamos que el agua nos venía por el hastial derecho por lo que nos retranqueamos unos quince metros e iniciamos la apertura del ramal derecho y nos ahorramos ya para siempre el de la izquierda. Fue éste un momento complicado de la obra, la sección que debía quedar diáfana era muy grande y el terreno estaba muy suelto, ambos factores contribuyeron a que se produjera un derrumbe que nos demoró varios meses. Pasado el verano de 2.005 conseguimos iniciar el ramal y saliendo escorado respecto a la galería principal, de nuevo volvimos a chocar contra el Acantilado Antiguo, torcimos la galería hasta colocarnos paralelos a la antigua costa y proseguimos la perforación.

Galerías Fuente Santa

Y poco después apareció ante nosotros un enorme dique volcánico, ocupaba el tercio inferior izquierdo del frente de la galería tal y como se muestra en la foto siguiente. En su presencia nos dimos cuenta que habíamos encontrado la Fuente Santa, era ese dique el elevado risco de color plomizo a cuyo pie nacía la fuente. Y eran los cayados de la playa, aglomerados con las sales del agua de la fuente termal, que ahora estábamos pisando, aquel material de tan blanda naturaleza que con una lanza se le hacían regatones. Con la solera de la galería por encima de la pleamar nos encontrábamos en ese momento justo encima de la Fuente Santa, apenas unos decímetros nos separaban de aquello por lo que quince generaciones de palmeros soñaron, aquello por lo que algunos dejaron sus bienes, otros su fortuna y algunos incluso la vida. La ansiedad nos empujaba pero era el momento de conservar la cabeza fría. Hasta llegar a ese punto las muestras de agua iban reflejando un aumento progresivo de la temperatura, si la Fuente Santa se encontraba bajo nuestros pies debíamos continuar unos metros la galería y comprobar que la temperatura descendía. Así lo hicimos y tan solo cinco metros más adelante, cuando dejamos el dique, la temperatura bajó hasta 30º C. Entonces fue el momento de excavar la fuente, así lo hicimos y encontramos una temperatura de 45º C. Ya no cabía ninguna duda, habíamos encontrado la Fuente Santa.

Charca afloramiento Fuente Santa

Para llegar a descubrir y desenterrar la fuente hemos usado cuatro ciencias muy diferentes: la Historia nos dio las claves para imaginar e iniciar la búsqueda del emplazamiento, la Geología de los sondeos y del entorno nos aportó la forma del acantilado antiguo, la Ingeniería proporcionó los conocimientos para excavar esa compleja galería en la que nada se sostenía y todo se caía y, por último, la Hidroquímica nos condujo hacia la fuente con su críptico idioma de aniones, cationes y temperatura de unas aguas subterráneas que varían continuamente con la profundidad y con la carrera de marea. 

BIBLIOGRAFÍA
– Historia de Canarias: Leonardo Torriani, escrita alrededor de 1580
– Historia de la Conquista de Las 7 Islas de Canaria: Abreu Galindo, escrita en 1601
– Manuscrito de Don Juan Pinto de Guisla, Oficial Mayor del Santo Oficio en Canarias, Visitador Eclesiástico, 1680, Ermitas de San Antonio y San Blas en Fuencaliente y Mazo.
– Noticias de la Historia de Canarias: Viera y Clavijo, alrededor de 1760
– Documentos de Don Pedro Policarpio Caspio del Brito, Almojarife de la Isla de La Palma siglo XVIII.
– Alexander Von Humboldt, 1799, Viaje a las Islas Canarias
– Leopold Von Buch, 1815, Geología de las Islas Canarias
– Lucas Fernández Navarro, 1925, Ayto de Fuencaliente. Informe para encontrar y desenterrar la Fuente Santa
– Enrique Godet y Juan Gábala, 1927, Fuencaliente Proyecto de perforación de un pozo para encontrar la Fuente santa
– Juan Kindelán, 1940, Fuencaliente: Proyecto de Perforación de la Fuente Santa
– C. Soler, M. Hernández y M.A. Sicilia, 2000; Dirección General de Aguas del Gobierno Autónomo de Canarias: Proyecto de Recuperación de La Fuente Santa,
– Carlos Soler Liceras 2.006. La Historia de la Fuente Santa,. Editorial Turquesa, en imprenta.
Fotografías: Roberto de Armas

ENTREVISTA AL INGENIERO CARLOS SOLER LICERAS EN EL PROGRAMA “30 MINUTOS”, DE LA TELEVISIÓN CANARIAS (11 – abril – 2012)

Anuncios

~ por idafe en diciembre 13, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: